EvoluciónFamiliaHumanidadSociedad

Los valores a través de la evolución humana

Publicado el

Estamos en una época de grandes transformaciones en las relaciones humanas. Algunas veces pensamos que hemos evolucionado en relación a cómo vivíamos en la era primitiva, y otras, advertimos que nos encontramos mucho más atrás, en un estancamiento de valores ancestrales como la solidaridad, el apoyo mutuo y la compasión. De acuerdo a lo que aprendimos, se pensaba que la vida en las sociedades arcaicas carecía de dichos valores, sin embargo -aunque podemos identificarlos como un producto de la evolución humana- siempre han estado latentes en cada uno de nosotros, aunque muchas veces no tengamos la capacidad de manifestarlos.

Un nuevo estudio desarrollado por el antropólogo Coqueugniot, de la Universidad de Burdeos en Francia, nos invita a repensar la idea preconcebida de que la vida en el paleolítico era carente de valores sociales. Dicho trabajo de investigación permitió demostrar que un niño que vivió hace aproximadamente 100.000 años en la región de Galilea en Israel, había tenido una fractura de cráneo que le produjo inhabilidades en el habla y el funcionamiento social. Sin embargo, se pudo determinar que el niño continuaba siendo un miembro valioso para su comunidad, y fue cuidado hasta su muerte, pocos años más tarde. Asimismo se encontraron en su tumba objetos funerarios que confirmaron la estima que le propiciaban.

Suele suceder y queda confirmado -dadas las circunstancias actuales del aumento de enfermedades discapacitantes en la niñez- que este tipo de situaciones generan un cambio de actitud para con el afectado y todo el entorno familiar. Es el puntapié inicial para el replanteo de la necesidad del uso de valores en las relaciones y de sabernos un engranaje importante e irremplazable en el sistema de la vida -más allá de las limitaciones-, dado que nada de lo que existe puede ser descartado, sino que aparece en nuestras vidas por una razón.

A estas reflexiones hay que agregarle una visión importante, el hecho de que con el aumento del egocentrismo las relaciones de todo tipo y bajo cualquier circunstancia, hoy se encuentran en crisis. Antiguamente nuestro egoísmo no estaba tan desarrollado como ahora y era mucho más posible vivir en tribus o comunidades como una gran familia, cercanos también a la naturaleza. En el transcurso de la evolución humana y con un marcado aumento del egoísmo, muchas características familiares y tribales se fueron perdiendo.

Acertadamente, existe una tendencia en aumento de recuperar ese tipo de legado a través de las sabidurías populares de los pueblos originarios y también gracias a los aportes de la ciencia. Desde la antropología, la psicología y la sociología nos va quedando cada vez más claro que somos seres sociales que necesitamos sostener y mantener el valor de la familia como institución, con un espíritu inclusivo y de apoyo mutuo. De esta manera estaremos transformando la realidad caótica que percibimos y contribuyendo a crear una sociedad en la que cada miembro conozca su importancia y trabaje en la construcción de un mundo mejor.

Referenciahttp://www.ancient-origins.net/news-evolution-human-origins/new-study-shows-brain-damaged-child-was-well-cared-100000-years-ago#!byhYUB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *