EducaciónEvoluciónHumanidadNiñosPsicología

Los medios audiovisuales como influencia positiva en los niños

Publicado el

Se ha convertido en una realidad de principios de siglo que los niños alrededor del mundo, pasan casi tres horas por día viendo la televisión. Se inician en esta práctica desde los 9 meses de edad; en promedio, el 90 por ciento de los niños ven regularmente televisión, según lo reportan investigaciones en este ámbito. Los datos nos muestran una cifra bastante alta, tomando en cuenta que la televisión moldea significativamente el desarrollo de los menores.

De forma reciente se ha determinado que las cadenas de televisión deben además satisfacer los aspectos educativos y no solamente los que se enfocan en el entretenimiento para niños. También tienen que reducir el número de anuncios comerciales que se transmiten durante el horario infantil. Asimismo, estas cuestiones alcanzan también a todos los medios audiovisuales, a los cuales tiene acceso un niño: DvDs, Youtube, cine y teatro.

Pese a los esfuerzos de mejorar la calidad en las transmisiones de televisión para los menores, uno de los problemas radica en que no se han modificado por completo los contenidos de los programas. En la mayoría de ellos se presenta un contenido violento; lo cual a su vez ejerce una influencia significativa en la conducta de los infantes. Podemos inferir que lo que repercute en ellos, es el contenido de los programas que se están mostrando en la televisión. Por lo tanto, la solución se encontraría en presentar una programación no sólo educativa, sino en la que se fomenten las relaciones de cooperación entre las personas, desde la familia hasta la sociedad en general.

Se pueden crear programas televisivos en donde se muestre a las familias unidas y en mutua colaboración, también podrían transmitirse imágenes de amigos en juegos de conexión en lugar de juegos de competencia. Otro escenario sería la cooperación social, en la que se puede mostrar cómo los integrantes de una comunidad se preocupan por las necesidades de todos y no sólo por las propias. La forma de hacerlo debe ser dinámica y atractiva para los niños. Los programas deberán incluir además de los juegos, debates y diálogos entre los niños y llegar a una solución conjunta, así como el trabajo en círculos para la resolución de conflictos; en estas actividades todos los integrantes deliberarán para llegar a una solución. En conclusión, si comenzamos a hacer un buen uso de este medio de comunicación y de todas las herramientas audiovisuales que están a su alcance, sin lugar a dudas, los niños resultarán influenciados de manera positiva para su desarrollo. 

ReferenciasChristakis, D., Zimmerman, F., DiGiuseppe, D. y McCarthy, C. Early television exposure and subsequent attentional problems in children. Pediatrics 113, 2004. Pp. 708-713.

http://jesusvelez.wordpress.com/2007/04/29/el-buen-uso-de-la-television/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *