Nuestra metodología consiste, principalmente, en didácticas basadas en el diálogo y en la creación de ambientes reflexivos y lúdicos para llegar no sólo a la mente de las personas sino también a sus corazones, a su inteligencia emocional. Mediante mesas de diálogo, juegos de conexión, cursos, conferencias y talleres, enfatizamos y ponemos en práctica actitudes que nos dirigen a la construcción de un ser humano integral, donde el respeto mutuo se sitúa en el eje principal. Tal es así que a través de dichas actividades activamos la responsabilidad colectiva de generar un mejor ambiente familiar, laboral y social.


Consideramos importante además, enfatizar los aspectos positivos de las personas, sin negar los problemas o conflictos que puedan o podamos estar viviendo. Creemos firmemente que todo tiene solución y que está en nuestras manos alcanzarla. Para que esto ocurra, primero debemos cambiar la visión disgregada y fragmentada de nuestra realidad a una que privilegie la conexión y la unión. Nuestro propósito es encontrar sentido y significado, no sólo a lo que se hace y se vive, sino a los cambios que como seres humanos nos toca experimentar durante nuestro proceso de evolución. Propiciamos el trabajo en diversas áreas, tales como: desarrollo personal y cultural; autoconocimiento; situaciones familiares y de pareja; relaciones humanas; conflictos laborales y organizacionales; mejoramiento de la comunicación y de la convivencia; potenciamiento del trabajo en equipo y calidad en las relaciones personales.


Para abarcar la diversidad de problemáticas a las que nos enfrentamos día a día, los especialistas y personas que conformamos este proyecto: educadores, sociólogos, antropólogos, psicólogos, economistas, ingenieros, físicos, administradores, músicos, artistas visuales, productores, profesionales de la salud, estudiantes, etc., trabajamos integralmente los temas que le interesa solucionar a cada organización, familia, individuo, grupo o colectivo, involucrando activamente en este proceso a todos quienes de alguna u otra forma se ven afectados. En “Humanidad Integrada” consideramos que cada situación puede ser resuelta en la medida que se llegue a un acuerdo en común -beneficioso para todos- y se trabaje posteriormente en esa dirección. Básicamente debemos intentar resolver los problemas que nos aquejan con un mecanismo o método diferente del que los generó. Tenemos todo el potencial para desarrollar métodos compatibles con las necesidades reales devenidas de la crisis global que atravesamos en todos los ámbitos y que nos afectan en el plano personal, familiar, laboral y social. Cuando la meta es la integración y la evolución humana, el desafío es superar las limitaciones que impiden conectarnos, a través del trabajo en conjunto de todas las partes que conforman el sistema “humano” al que pertenecemos