El amor en la sociedad posmoderna

Uno de los sentimientos más importantes, que revela cuánto necesitamos al otro, es el que surge en una pareja y que solemos llamar amor. Actualmente, en la sociedad posmoderna, el amor está lleno de complejidades. El sentimiento amoroso del vínculo de pareja se considera como un tipo complejo de relación, conectado con estados de ánimo, positivos y plenos, pero también, como un sentimiento efímero, conflictivo y egoísta. Podríamos decir que el sentimiento amoroso revela la intensa necesidad del otro, la exaltación, la pérdida de control y de rumbo. Se acompaña además de momentos de dicha y crecimiento de la autoestima cuando el amor es correspondido; aunque el amor, en definitiva, es una ambivalencia continua.

El-amor-en-la-sociedad-posmoderna

En esta época, las nuevas modalidades del vínculo amoroso llevan como lema “mientras dure”. De esta manera, las parejas se encuentran en la incertidumbre sobre la duración de su relación y parecen buscar algo o alguien que les explique no sólo cómo es el amor en la pareja, sino cómo amar. Debemos considerar las características sociales de la época que vivimos, ya que impactan de manera importante nuestras ideas, mitos y prejuicios sobre el amor. Las conexiones sociales de cualquier naturaleza, están carentes de amor en general y atravesando, por esto, una fase crítica en todos los niveles.

La nueva forma de pensar de la pareja posmoderna se ve influenciada por la búsqueda de placer, sin considerar las consecuencias de esa actitud. La vida vale sólo en razón de su calidad de ser gozada, y su finalidad es proporcionar un placer rápido y fácil. Esto se ve reforzado por la influencia de los medios de comunicación, en especial la televisión, que ofrece ilusiones de realidades inciertas y artificiales: el ideal de la pareja perfecta, eternamente joven, sin hijos y sin lazos con la familia extensa. El derrumbe de las certezas amorosas y el temor a la verdadera conexión emocional es lo que caracteriza a la relación de la pareja posmoderna.

En este sentido, el problema planteado es en definitiva la desconexión con el otro. El no comprender o no considerar las necesidades del otro en la pareja, lleva a cada uno, -individualmente- a concentrarse egoístamente en la satisfacción de sus deseos. Esto genera una distancia que desgasta a ambos hasta el extremo de la separación o el divorcio, para reincidir y fracasar otra vez con la nueva pareja. Ninguno parece comprender que no puede salir del círculo vicioso y repite el mismo patrón una, y otra, y otra vez…

Una vez advertido esto y también a consecuencia del sufrimiento, se genera una instancia de reflexión que nos permite aclarar el panorama de nuestros fracasos. Comenzamos a pensar que no fuimos educados para aprender a amar, ni siquiera para conectarnos con las necesidades del otro. Salimos a la vida apenas con una base de educación sexual, pero nunca preparados para abordar con consciencia una relación profunda, basada en acciones o consideraciones mutuas que nos acercarían a comprender la verdadera esencia del amor.

Es necesario encontrar el camino hacia el punto de unión y conexión que consiga darle una forma “humana” a la relación. Cada uno debería adherirse a su otra parte hasta formar un sólo cuerpo, haciendo de dos partes opuestas, un todo. De esta forma podremos experimentar que toda relación consciente está formada por otorgamientos mutuos y por haber trascendido las diferencias. Y es aquí, en esta etapa, que estamos preparados para comprender el verdadero significado del amor; cuando acrecentamos el otorgamiento mutuo en la pareja, cuando el otro nos importa tanto o más que nosotros mismos. Entonces, nos corremos a un costado y le permitimos al otro entrar en ese lugar de nuestra vida que permanecía vacío; y también el otro nos abre sus puertas para que podamos otorgarle lo mejor que tenemos, en el nivel interno. De esta forma el amor surge espontáneamente y prepara el terreno para el surgimiento de una verdadera familia, forjada en una base de garantía mutua, cuyo sentimiento interno se describiría como amor.

Referencias: Eguiluz, L. (2007), Entendiendo a la pareja. México: Pax.

http://www.theeuropean-magazine.com/barbara-kuchler–2/8648-love-and-the-modern-society

Un comentario sobre “El amor en la sociedad posmoderna”

  1. Si es verdad nunca nos han enseñado como fortalecer el amor entre nosotros yo perdí a mi pareja por ser posesiva si hubiera estudiado este tema pienso que no lo hubiera perdido. pero nunca es tarde ahora si lo voy a tomar en cuenta gracias

Los comentarios están cerrados.