Jugar a cooperar

Importancia del juego para resolver conflictos

No hay dudas sobre el papel que desempeñó el juego -en cuanto a recreación y cooperación- en las sociedades primitivas y hasta la actualidad. Por ser un componente básico de la naturaleza humana, el juego nos acompaña desde el nacimiento hasta la última etapa de nuestra vida. Incluso el historiador holandés, Johan Huizinga determinó la expresión “Homo ludens” para señalar la importancia del juego en el desarrollo humano – argumentando que el juego es anterior a la cultura: “podemos decir que el juego fue parte integrante de la civilización en sus primeras fases. La civilización surge con el juego”.

jugar-a-cooperar

En la medida que la civilización evolucionó, la base del juego en sí misma queda establecida como un factor lúdico de conexión social y resolución de conflictos, entre otros beneficios. Desde los artilugios que algunos antropólogos reconocieron como lúdicos, hasta la elaboración de la Teoría del Juego actual y sus beneficios bio-psico- sociales, podemos afirmar que los juegos nos permiten relacionarnos en sociedad, resolver problemas y cuestiones conflictivas en un grupo o comunidad.

Recientemente, algunas investigaciones de la biología evolutiva, atribuyen que los animales que se ayudan entre sí o a los humanos podrían estar demostrando características altruistas como si se tratara de un “juego cooperativo”: Cuando se aplica al altruismo animal, la teoría del juego sugiere que varios organismos desempeñan un «juego» matemático instintivo para determinar qué es lo mejor para el grupo.Esto tiene el claro propósito de mostrar que en el juego la idea de cooperación es más beneficiosa que la idea de competencia, incluso entre animales.

En cualquier caso, encontramos que mediante el juego se replican modelos de situaciones conflictivas o cooperativas que nos permiten reconocer situaciones de la vida diaria en el mundo real. Lo que pensamos a simple vista que es “cosa de niños” está alcanzando un alto grado de sofisticación matemática y ha mostrado una gran versatilidad en la resolución de problemas. No obstante, el amplio campo de investigación psicológica, sociológica, económica, jurídica, etc. en relación al juego, nos provee cada vez más de herramientas que podemos utilizar para mejorar la conexión entre las personas a partir del acto de jugar.

Referenciahttp://art.yale.edu/file_columns/0000/1474/homo_ludens_johan_huizinga_routledge_1949_.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *