Neuronas espejo y entorno

Las neuronas espejo nos permiten entender la mente de los demás, no sólo a través de un razonamiento conceptual sino mediante la simulación directa. La confirmación de esta actividad de las neuronas espejo se ha demostrado a partir de numerosos experimentos.  Este conjunto de neuronas permite ejecutar acciones específicas, lo cual lleva a un individuo no sólo a  realizar acciones motoras sin pensar en ellas, sino también a comprender las acciones observadas, sin necesidad de razonamiento alguno.

Neuronas_Espejo_Y_Empatia_

Las investigaciones de G. Rizzolatti, V. Gallasse, M. Iacoboni, L.M. Oberman, V.S. Ramachandran, permiten afirmar que existe un vínculo entre la organización motora de las acciones intencionales y la capacidad de comprender las intenciones de otros. Esto supone la disolución de la barrera entre uno mismo y los otros, facilitándonos comprender la ventaja que implica desde el punto de vista de la supervivencia.

Las neuronas espejo son llamadas neuronas de la empatía por ser las implicadas en la comprensión de las emociones de los otros. De algún modo, la observación de una acción llevada a cabo por otro individuo activa las neuronas que permitirían al observador realizar la misma acción, actuando como un sistema que permite la comprensión de las acciones y por tanto la empatía. Incluso se ha sugerido que el sistema de neuronas espejo sería el mecanismo neural básico para el desarrollo del lenguaje.

Los primeros estudios planteaban la función de las neuronas espejo para entender la acción, el “qué” de la acción; sin embargo, lo más interesante está en la comprensión de la intención de dicha acción, el “porqué”,  sin la cual no sería más que un mero reflejo. Pero este conjunto de neuronas es mucho más que eso, es una herramienta que puede mejorar las conexiones entre las personas.

2 comentarios sobre “Neuronas espejo y entorno”

  1. La empatía es muy importante, nos permite ponernos en el lugar del otro. Ahora sabemos que las neuronas espejo son las que están haciendo este trabajo. Tambien en cosas más simples como bostezar, si alguien empieza y el resto continua, aún en contra de su voluntad. Imitando aprendemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *