La integración como eje de la educación

El desarrollo social intensifica el uso del potencial humano.
Garry Jacobs

Del mismo modo en que todo en la naturaleza tiende al equilibrio, la educación debe aspirar, no sólo a impartir conocimientos sino a desarrollar socialmente al ser humano, para que éste pueda utilizar todo su potencial en beneficio del entorno. La educación como se infiere y se practica hoy en día, está exclusivamente centrada en la transmisión de información y conocimientos, y no en desarrollar las habilidades innatas presentes en cada niño.

La_Integración_Como_Eje_De_La_Educación

Hoy en día toda la humanidad se encuentra en la cima de una transición importante en la educación; tal y como lo describe Garry Jacobs en su artículo “Hacia un nuevo paradigma de la educación”: El conocimiento compartimentado y fragmentado del pasado es cada vez más insuficiente para satisfacer las necesidades de una sociedad que esta cambiando aceleradamente.

Por lo tanto, las exigencias del mundo actual -completamente globalizado- exige de los educadores una actualización del sistema de educación, en donde cada niño que representa nuestro futuro pueda desarrollar las destrezas sociales necesarias que nos ayuden a superar los niveles de enajenación, susceptibilidad y desconfianza que tanto abundan en la actualidad y que contribuyen a la crisis mundial.

Es por eso que la real solución radica en enseñar a cada niño mediante un enfoque diferencial e integral en consonancia con la propia naturaleza. En ellos el proceso de aprendizaje sobre la vida es completamente activo y heterogéneo. Necesitan aprender, por ejemplo cómo funcionan los bancos, los hospitales y los almacenes. Deben realizar visitas al zoológico, el campo, el planetario y otros sitios similares, y a continuación debatir sobre cómo todo esto está interconectado. Esas visiones abstractas y fragmentadas del mundo, necesitan finalmente conectarse en una imagen única, integral, que les brindará la impresión del mundo como un todo, similar a una máquina que necesita que todos sus engranajes funcionen en consonancia.

Los niños necesitan escucharnos hablar sobre unidad y vernos actuar a favor de ella, de forma tal que se sientan atraídos a conectarse con los demás, a crecer desde la confianza y el amor, y no desde el temor y la exclusión. Tenemos los ejemplos de la naturaleza, el equilibrio y altruismo presentes en ella, como fuerza que une y abarca todo, incluyéndonos a cada uno de nosotros.

Referencia: http://www.cadmusjournal.org/node/403