Las estructuras de diálogo circular impulsaron la evolución social del hombre

Toda nuestra cultura primitiva de mitos y rituales remarcó sin lugar a dudas la necesidad humana de socialización. Las costumbres de vincularse con los demás y con el medio ambiente han sido concomitantes al desarrollo del hombre hasta el siglo pasado. Sin embargo, el progreso, la tecnología y la evolución de nuestras necesidades actuales, han atentado contra la estabilidad familiar y emocional de las personas en casi todas las sociedades del planeta.

El_Beneficio_Social_Del_Dialogo_Circular

Estudiando a bosquimanos del Kalahari, un pueblo de cazadores-recolectores, y haciendo una alegoría de las reuniones alrededor del calor del fuego, la Dra. Polly Wiessner, antropóloga de la universidad de Utah (EUA), menciona que “los relatos al calor de las llamas sirvieron para hacer evolucionar el pensamiento al reforzar las tradiciones sociales, promover la armonía y la igualdad, y cultivar la imaginación”. Es evidente que el sentido de cooperación y apoyo entre las personas de una misma tribu o comunidad mediante actividades circulares era lo que permitía la supervivencia y el desarrollo social del hombre primitivo.

Algunos rituales fueron evolucionando en juegos a medida que se complejizaron las sociedades hasta la actualidad. Asimismo, el diálogo circular en fogones se aprecia en esta investigación como el factor contribuyente al desarrollo social del hombre. Las interacciones que surgían en este tipo de reuniones sociales posibilitaban que se hable desde las actividades rutinarias hasta la resolución de los conflictos que se derivaban de ellas.

Si observamos con detenimiento el comportamiento de nuestros antecesores, evidenciamos que la estructura de redes circulares de diálogo e interacciones fue fundamental para nuestro desarrollo social y afectivo. No obstante la crisis actual de desconexión social que prolifera a nuestro alrededor, es un indicador que hemos perdido, o nos hemos desviado del legado cultural que nos alentaba a unirnos e interactuar con personas de nuestra comunidad para beneficiarnos mutuamente.

Por esta razón, si unimos esfuerzos y retomamos ese tipo de conexión circular a través de juegos, instancias de diálogo participativo y actividades que nos permitan experimentar esa sensación de unidad que vivenciaron las generaciones pasadas -y algunas comunidades cazadoras-recolectoras que viven en nuestros días-, podremos hallar nuevas formas de relacionarnos y superar los problemas y desafíos de un mundo que necesita cambios; fundamentalmente un cambio en la manera de relacionarnos entre nosotros y con el entorno que nos rodea.

Referenciahttp://www.tendencias21.net/Las-historias-a-la-luz-del-fuego-impulsaron-la-evolucion-del-pensamiento-humano_a37298.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *