Profundizando la conexión entre las personas

«No podemos vivir sólo para nosotros mismos. Un millar de fibras nos conectan con nuestros semejantes; y entre las fibras, como hilos simpáticos, nuestras acciones se ejecutan como causas, y vienen de nuevo a nosotros como efectos». Herman Melville

Profundizar_La_Conexión

Las relaciones en nuestra vida nos hacen quienes somos. Es nuestro destino conectarnos con otros y generar sentimientos comunes que establezcan vínculos. Ya sea por un corto tiempo o por toda la vida, reconocer que las conexiones pueden elevar nuestra experiencia de vida y ayudarnos a ser una mejor persona, nos impulsa a cuidarlas y a transmitirlas, inclusive con intención de ayudar a otros en la misma experiencia de crecimiento.

Profundizarlas, afianzarlas, requiere de dedicación y cuidado, y necesariamente, establecer la forma de alimentar aspectos positivos que aseguren la sanidad de quienes intervienen.

Abrir nuestro ser a otras personas, muchas veces se convierte en un tema de tropiezos y problemas porque, en el intento de cuidar el yo personal, se pierde la posibilidad de conectar en plenitud con otro. Desde este punto de vista es de prever la importancia de decidir sobre aquello que estamos dispuestos a cambiar en nuestras costumbres para el beneficio de una buena conexión.

Algunas acciones pueden contribuir a profundizar las conexiones, como revelar la vulnerabilidad, compartir deseos, aprender a dar y responsabilizarnos de nuestro rol en ellas.

Seguramente a nadie le gusta mostrar inseguridad, sin embargo, cuando cruzamos el umbral de este temor, no sólo nos abrimos a ser comprendidos sino también a ser cuidados, dando al otro una posibilidad de sentirse pleno en acompañarnos y cubrir ese vacío emocional, dispuesto entre ambos para conectar. Escondernos detrás de un “falso yo” es un signo de debilidad que no favorece.

Todos tenemos sueños y deseos. Cuando conversamos sobre ellos, aparece lo profundo de nosotros, se prende un entusiasmo implícito que fluye y da confianza, y en más de una ocasión, pueden convertirse en una meta común. Pero esto sólo sucede si estamos dispuestos a escuchar lo que los otros tienen para decirnos, y a hablar sinceramente de aquello que nos inspira, que nos motiva.

Pero nada es tan simple como se ve. Cuando se trata de la construcción de relaciones es fácil centrarse en lo que queremos ganar de ellas. Si deseamos conectar más profundamente es bueno concentrarse en cómo ayudar o qué dar a las otras personas. Es de vital importancia disponernos a escucharlos y descubrir que quieren de la vida.

No hay pérdidas en las buenas conexiones humanas, y una forma de lograrlas es responsabilizarnos al 100% de nuestro rol en ellas. Todos tenemos ciertas responsabilidades en una relación y si son claras, damos un poderoso mensaje de respeto y amor.

Hagamos todo lo que sea de nuestra parte para que la conexión perdure, prospere y se profundice, y a la vez, para quienes puedan tener el placer de verlo, sientan la necesidad de contagiarse.

No hay mejor ejemplo que mostrar aquello que mejora sustancialmente la vida de todos.

Referencia: http://blogs.psychcentral.com/best-self/2014/10/how-to-connect-more-deeply-with-others/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *