Buscando el verdadero cambio a través del encuentro con los demás

Día tras día buscamos ser “mejores personas”, queremos cambiar nuestras rutinas y hábitos por otros que nos sean más beneficiosos. Muchas veces al ver una película inspiradora reconocemos que debemos realizar un cambio en nuestra vida. Nos damos cuenta de que estamos capturados en un círculo vicioso y continuamente nuestra conciencia nos predica la necesidad de un cambio. Sin embargo, como explica el Dr. Mark Griffiths, ya que nuestra rutina actual nos proporciona una recompensa, nos hemos vuelto adictos a ésta1. El malestar comienza a multiplicarse y esto nos hunde más en nuestra rutina de auto gratificación, y al desear superar las dificultades que se presentan delante nuestro, solo concebimos una alternativa: cambiar, o sea ser otra persona.

Buscando el verdadero cambio a través del encuentro con los demás

Muchas veces nos hemos preguntado por qué es tan difícil cambiar. ¿Por qué, a pesar de todo el conocimiento o la razón que pueda haber para desear un cambio, la persona no parece ser capaz de vencer su amor propio? La respuesta es bastante simple: uno debe literalmente, superarse a si mismo, y esto no es posible de realizar individualmente. Desde que nacemos y a lo largo de nuestro desarrollo estamos sujetos a la ley del mínimo esfuerzo2, cada uno de nosotros busca continuamente manipular su entorno para obtener el mayor beneficio con el menor esfuerzo. Y cuando logramos cierta hegemonía hacemos grandes esfuerzos por perpetuar este estado. No importa si se trata de estar en los brazos de mamá, o frente al televisor viendo caricaturas, o comiendo deliciosos platillos, o abusando de alguna sustancia. Vamos a utilizar, todos los recursos en nuestro entorno, intelectuales y físicos para resistir el cambio y asegurarnos de que este estado prevalezca3.

Cuando, tarde o temprano y por influencia externa, nos damos cuenta de la insostenibilidad del estado actual, tratamos de cambiar por nuestra propia fuerza, pero las barreras que nos hemos construido son muy difíciles de superar. Necesitamos ayuda, y esta ayuda no puede venir de nosotros mismos, pues nosotros somos los que construimos el estado actual. La ayuda debe venir de afuera, de un estado sin nuestras trabas. Como decía el gran Albert Einstein: “los problemas no se pueden solucionar en el mismo nivel de conciencia en el que fueron creados.” Es aquí que se revela la tremenda importancia e influencia de un entorno para lograr un cambio sostenible en nuestras vidas4. Es a través de un nuevo entorno que reunimos fuerzas y adquirimos una nueva visión para nuestra vida, a tal punto que superamos nuestras propias barreras y nos convertimos en una nueva persona.

A lo largo de nuestras vidas pasamos múltiples veces por estos estados [aunque en muchas ocasiones no hayamos estado conscientes de ello] sea como padres, como hijos o como abuelos, y sentimos la crisis, el deterioro de nuestro estado actual, y deseamos ser capaces de adaptarnos a este mundo siempre cambiante. Deseamos ser entendidos, y poder entender a los demás, deseamos cambiar, pero esto parece ser un sueño y será imposible a no ser que tomemos en cuenta la visión y opinión de los demás, comenzando por la de los expertos. Estos nos dicen que los cambios se lograrán cuando nos organicemos de una manera tal en la que nos escuchemos, nos apreciemos, y busquemos el bienestar común. Poco a poco esto irá cambiando nuestros patrones egoístas de satisfacción que nos tienen capturados, y llegaremos a ser seres integrales, e integrados con nuestro entorno y de esta manera trabajaremos por el bien de toda la humanidad.

Referencias:

1Http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/11/111125_todo_es_adictivo_men.shtml

2Http://en.wikipedia.org/wiki/Principle_of_least_effort

3Http://www.psychologytoday.com/collections/201404/get-out-your-own-way/is-your-brain-undermining-your-best-interests

4Http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1526775/#R32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *