El aprendizaje como resultado de la interacción social

«Lo que haces grita tan fuerte que no me permite oír lo que dices»
Albert Bandura.

El aprendizaje por observación de modelos de Albert Bandura ofrece una explicación bastante clara de la conducta humana. El ser humano tiene la capacidad de aprender por observación directa de otros seres humanos. Esta ventaja acelera tanto el desarrollo de mecanismos cognitivos complejos como las pautas de toda acción que tenga un sentido para quienes la realizan.

El aprendizaje como resultado de la interacción social

La observación permite aprehender conductas que no son habituales en el observador, y el efecto que producen determina si se fortalecen o debilitan otras conductas adquiridas previamente, como también si sus consecuencias son positivas o negativas. Del mismo modo, y tal como mencionamos en nuestro artículo sobre las neuronas espejo, la observación de una acción llevada a cabo por otro individuo activa las neuronas que permitirían al observador realizar la misma acción, actuando como un sistema que permite la comprensión de las acciones y por tanto la empatía.

Es por ello que cobra suma importancia este mecanismo de aprendizaje, pues refleja los tipos de interacciones que se van diseñando, pudiéndose elegir aquellas que son deseables dentro de un contexto educativo positivo, ya sea en el hogar o en las escuelas. Los niños imitan a sus padres, a los educadores, a los modelos o a los ídolos, y son capaces, en mayor medida, de imitar a sus iguales. Esto aumenta la probabilidad de aprendizaje. Los procesos cognitivos que se generan le permiten al aprendiz la elección de reproducir o no la acción observada, y ello va a depender en forma directa de las consecuencias que éstas generan en todo el entorno.

Un aspecto importante que surge de la interacción es la expectativa puesta en acciones de carácter contundentes como la del presente ejemplo: Si un padre le pide a su hijo que sea respetuoso, pero se muestra irrespetuoso con él, lo más probable es que ese mensaje no tenga efecto alguno, o lo que es más lógico aún, se copie este mensaje contradictorio como conducta trascendente.

Todo el entorno de una persona se convierte en el escenario del cual toma o copia las conductas que lo forman, y ofrecer un escenario de conductas deseables, positivas, colaborativas y de respeto ha sido siempre el desvelo y propósito de muchas generaciones que han dedicado sus vidas al estudio de las teorías del aprendizaje o a las teorías de las relaciones humanas. Este enfoque de Bandura en particular, ofrece claridad respecto a una condición esencial del ser humano, pero para que sus resultados sean positivos se requiere de decisión y verdadera voluntad de aporte a dicho cambio conductual. Si bien él enfocó sus objetivos en la educación escolar, esto no escapa a los adultos.

En nuestras actividades en distintos países, se ha comprobado que la gente disfruta de copiar conductas colaborativas y/o cooperativas en grupo, donde el interés se centra en dicha colaboración y la adquisición de una conducta diferente a la producida por acciones individualistas. Como consecuencia de ello se revela un estado de bienestar y alegría en todos los integrantes. Del mismo modo, en las charlas de conexión ofrecidas a través de mesas de diálogo, han permitido observar que los integrantes incorporan paulatinamente la opinión diferenciada de los distintos puntos de vista sobre el tema en discusión, adquiriendo un sentido común del mismo.

Lo bueno de la interacción social con el aporte del aprendizaje por observación, es el surgimiento del modelo cooperativo de convivencia, emergente como estructura básica en la educación y que revela un nuevo paradigma sobre las relaciones humanas. El trabajo realizado hasta la fecha con nuestros representantes en América Latina, sostiene la propuesta de sentar las bases de una adecuada conexión social, considerando que nuestro bienestar personal y el bienestar de la sociedad son interdependientes.

Aprender es un camino que dura toda la vida, pero dejar huellas de un buen aprendizaje social para el conjunto y el individuo simultáneamente, es el trabajo que requiere la acción cooperativa de toda una generación dispuesta.

Referencias: https://prezi.com/7hyqcdq3cgfv/teorias-del-aprendizaje-social-de-albert-bandura/

Albert Bandura es un psicólogo canadiense creador de la teoría social del aprendizaje, que se centra en los conceptos de refuerzo y observación. Sostiene que los humanos adquieren destrezas y conductas de modo operante e instrumental y que entre la observación y la imitación intervienen factores cognitivos que ayudan al sujeto a decidir si lo observado se imita o no.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *