Un entorno laboral solidario mejora la productividad y genera fidelidad

Un número creciente de investigadores de las escuelas de negocios de los Estados Unidos ha formado un movimiento denominado POS (Beca Organizaciones Positiva) que rompe con la investigación tradicional en esa área. En lugar de analizar los fallos de organización, POS busca ejemplos de casos de «desviación positiva» en los que las organizaciones cultivan con éxito la inspiración y la productividad entre sus trabajadores. Luego tratan de averiguar que es lo hacen estos grupos, para que otros puedan imitarlos.

Entre los estudios de caso señalan un departamento de facturación del Hospital Jackson, en Michigan, donde trabajan 39 personas en cubículos de reducido espacio. Todo el día se dedican a cobrar por teléfono las prestaciones impagas. Nadie podría sostener que es un trabajo interesante, sin embargo los empleados opinan que su departamento es especial, porque las personas se cuidan unas a otras y hasta se sienten como parte de su familia.

Denise Rousseau, profesora de comportamiento organizacional en la Universidad Carnegie Mellon, señala que «en estos días es raro encontrar personas que consideran su lugar de trabajo especial, sentirse muy cercanos a sus compañeros de trabajo y mucho menos llamarle familia. Rousseau plantea que las razones del deterioro constante de las relaciones empleador/empleado se inicia en la década de 1980, cuando los cambios en la tecnología, la globalización y un volátil mercado de valores empujó a los principales fabricantes a despedir a un gran número de empleados. Esta dramática reducción de los años 80 hizo que los empleados se sintieran traicionados y desconfiaran de sus empleadores, por lo que tuvieron menos apego y lealtad hacia sus lugares de trabajo».

Gallup constató esta afirmación en una encuesta donde el 59% de los trabajadores estadounidenses declararon no sentirse involucrados emocionalmente en sus trabajos y un 14% señaló sentirse descontento. Los investigadores de POS estudiaron empresas, hospitales y universidades utilizando encuestas, entrevistas estructuradas y observación, para aprender cómo las organizaciones responden a los empleados cuando éstos tienen alguna dificultad personal. En algunos encontraron ejemplos de comportamiento solidario hacia los trabajadores con problemas personales, éstos recibieron tarjetas, flores, ayuda financiera, apoyo emocional, y hasta tiempo libre durante esos procesos. En otros casos, los trabajadores se quejaron de la poca empatía o ayuda prestada.

Concluyeron «que los empleados que habían experimentado solidaridad de parte de sus empleadores, jefes y compañeros demostraron más emociones positivas, como alegría y compromiso con la organización”. Curiosamente, también se dieron los mismos resultados si los empleados recibieron solidaridad en forma directa o simplemente la presenciaron.

Desde que las organizaciones empiezan a tener mayor burocracia y medir el éxito por la confiabilidad y la eficiencia, las relaciones laborales dejaron de ser consideradas relevantes, pero cuando las tensiones del hogar (problemas familiares) afectan la productividad en el trabajo y acarrean mayores costos en salud, la asistencia solidaria se convierte en una respuesta vital. «Si la compasión cura -y nuestra investigación así lo sugirió- entonces la gente al recuperarse de los reveses de la vida puede volver a trabajar pronto y esto sí que es un tema de interés para los empresarios», sostiene Jane Dutton, profesora de psicología de la Universidad de Michigan.

Por su parte Thomas Wright, investigador de la Universidad de Nevada, está de acuerdo en que los directivos harían bien en prestar más atención a la salud mental de sus empleados. En varios estudios, él encontró que el bienestar psicológico representa entre el 10 y el 25 por ciento de rendimiento en el trabajo de un empleado y este efecto dura hasta cinco años. Luego, las organizaciones que están dispuestas a fomentar un buen ambiente de trabajo tienen una clara ventaja competitiva por tanto los gerentes debieran tomar nota de esto. Cuando el trato compasivo viene desde la gerencia, se contagia en toda la organización, pero esta no es una regla fija, porque no todas las organizaciones tienen líderes carismáticos. Muchas veces estos climas laborales solidarios vienen de los propios compañeros.

En conclusión, los estudios de caso encontraron que las organizaciones que alientan el contacto positivo entre los empleados a través de reuniones y encuentros informales, los empleados tienden a tener niveles más altos de colaboración. Una interacción frecuente otorga a los trabajadores más oportunidades de conocerse y saber cuando alguien necesita ayuda. Finalmente, es relevante señalar que los trabajadores compartan actividades complementarias además del trabajo diario, porque una organización que cuenta con conexiones de alta calidad entre sus trabajadores, tendrá un terreno mucho más fértil para la empatía, la colaboración y la fidelidad.

Referencias: http://greatergood.berkeley.edu/article/item/compassion_across_cubicles

Un comentario sobre “Un entorno laboral solidario mejora la productividad y genera fidelidad”

  1. Un entorno laboral solidario mejora la productividad y genera fidelidad, y es también la base fundamental para poder establecer una buena relación con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *