Los abrazos nos protegen

¡Qué agradables son los abrazos! Cuando uno es abrazado siente una sensación de paz y armonía, los gestos de la cara se dulcifican, el cuerpo se relaja, nos sentimos protegidos y amados; sentir el cariño a través de un abrazo es algo muy sublime. Además de estas bondades, resulta que el abrazo repercute positivamente en nuestra salud, sobre todo ante la vulnerabilidad que genera la vida agitada que vivimos en estas épocas de cambios vertiginosos, carreras cotidianas en el trabajo, el estudio, las tareas del hogar y tantas actividades que nos hacen propensos a enfermarnos. Ante esta realidad, el abrazo se presenta como el mejor antídoto para prevenir el estrés y algunas enfermedades, como nos muestra una investigación realizada en Pensilvania, en la que se destacó que además de ser un apoyo social, abrazarnos nos hace más fuertes contra las enfermedades y en especial contra el resfriado común.

Los abrazos nos protegen

El objetivo de la investigación se centró en contemplar el papel del apoyo social percibido y de los abrazos recibidos a la hora de amortiguar el efecto de la susceptibilidad a enfermedades infecciosas inducida por estrés interpersonal. Los investigadores exploraron una muestra de un total de cuatrocientos adultos que fueron expuestos al virus del resfriado común y sintieron que “se les brindaba apoyo social y más abrazos, los síntomas eran menos acusados”. El abrazo no sólo es un poderoso remedio para el resfrío que ataca al cuerpo sino que también nos protege contra el estrés (1) pues “ejerce un efecto amortiguador y es responsable de un 32% del efecto atenuante de dicho apoyo”.

El abrazo es una expresión de cariño hacia otro ser humano, un intercambio que favorece el bienestar común de las personas. Es un mecanismo placentero tanto para quien lo da como para quien lo recibe. Aunque en general nos olvidamos del placer de las pequeñas demostraciones de afecto, lo tendríamos más presente si tomáramos conciencia del beneficio que éstas nos brindan. Agobiados por las preocupaciones cotidianas muchas veces olvidamos dar abrazos a nuestros seres queridos y estos descuidos pueden producir las enfermedades que atacan al cuerpo y generan estrés como una enfermedad psicosomática que ataca a miles de personas en el mundo.

Esto hace pensar que tenemos que cambiar nuestras relaciones con los demás, sólo se necesita estar conectados con nuestro entorno, familia, amigos, medio ambiente, ya que somos parte de una naturaleza integrada a un sinnúmero de sistemas articulados y funcionando armoniosamente entre sí. Urge entonces prestar más atención a esta interconexión con todo, puesto que no hay nada aislado y todos los desequilibrios tienen consecuencias desagradables, que podemos evitar. La mayoría de las investigaciones que se realizan en la actualidad, se abordan desde un enfoque integral, educando sobre nuestro papel en la naturaleza y en la sociedad, nos demuestran que al estar en equilibrio con el sistema y entre nosotros, manteniendo buenas relaciones, no sólo tendrá repercusiones positivas en nuestra salud sino en la sociedad en general.

Referencias: http://www.tendencias21.net/Los-abrazos-protegen-del-estres-y-de-las-enfermedades_a40074.html

  1. estudio desarrollado por la Asociación Americana de Psicología afirmó que el 39% de las personas entre 18 y 33 años se declaran estresados. http://noticias.universia.cl/empleo/noticia/2013/02/25/1006944/personas-18-33-anos-son-mas-afectados-estres.html