De una imagen global a un mundo integral

A medida que crece nuestra comprensión sobre el mundo y las conexiones entre las personas, notamos que éste se nos presenta más interconectado, uniendo muchos “puntos-lugares” y haciéndolo global. En cierta medida lo entendemos gracias a la geografía que nos ayuda a comprender cómo cada cierto circuito de red económica, social o cultural funciona de acuerdo a sus actividades a nivel global. Existe un flujo de información y actividades que circulan por una red específica, lo que da lugar a que una u otra sea más o menos competitiva. Sin embargo, cómo puede competir una ciudad con otra si son totalmente diferentes en cuanto a actividades, ideologías, cultura, historia, etc. No podríamos encontrar una justa medida de comparación.

De una imagen global a un mundo integral

Tal y como describe Saskia Sassen en su reflexión sobre la competitividad de las ciudades y nuestro futuro e introduciéndonos en una interesante reflexión sobre la interconexión, ella observa que: “Para la competitividad futura de las ciudades es clave conectar la materia que subyace en la historia urbana con la economía de hoy; podemos ver cómo las ciudades se interconectan con los circuitos regionales y mundiales que conforman la economía global. Las empresas y organizaciones que buscan presencia global no buscan una ciudad que resuelva todas las cosas, sino que dé acceso a un circuito, a una región o a una nación, de acuerdo a las necesidades que requieran”. 

En cierta medida los ciudadanos no necesitamos ser competitivos, necesitamos un lugar en el que podamos convivir con los demás, que esté integrado al mundo de una manera tal que sus actividades no dañen el ecosistema. Sabemos que todos somos afectados por las acciones de los demás, es lo que plantea el principio de interconexión y por lo tanto, trabajar para el bienestar común nos favorecería a todos. Es cierto que vivimos en un mundo más conectado y circular, pero eso no significa que todas las actividades estén integradas unas con otras, aunque esto sea necesario por el bienestar de la humanidad en general. Sabemos que lo “lineal” sólo favorece a algunos pocos porque es un sistema creado para unir y separar de acuerdo a los intereses del autor de dicha red(1) . Nada en la naturaleza muestra un modelo lineal/individual, muy por el contrario, si una parte tiende a serlo es “expulsada” del sistema. Un mundo integral es aquel en que todas sus partes funcionan de manera equilibrada en y para el bienestar total del sistema general.

Referencias: http://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/la-ciudad-interconectada

  1. “La automatización de la producción y el uso de nuevas tecnologías han hecho que miles de trabajos sean superfluos. Hoy en día multitud de personas están trabajando en labores que están mantenidas o incluso son creadas específicamente para pagar salarios a las personas”; “el 10% de la población será suficiente para la producción industrial”; “la sociedad debería tener una imagen general del mundo. La tarea principal no es la explotación benéfica de las personas que no son necesitadas, sino encontrar una nueva idea”. http://worldcrisis.ru/crisis/1876979

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *