Cuando nuestros errores nos hacen más humanos

Vivimos tiempos exigentes. La perfección o el deseo de ella parece requerirse en todos los ámbitos de la vida, incluso nos educan en base a modelos perfeccionistas. No obstante, no podemos ignorar que a pesar de los esfuerzos, los seres humanos cometemos errores. Es normal que no existen personas perfectas, todos de alguna u otra manera fallamos en algo cotidianamente. Sin embargo, muchas personas viven con el temor de cometer errores, de mostrarse ante los demás como realmente son.

Cuando nuestros errores nos hacen más humanos

Lo que hace aún más interesante esta postura del ser humano imperfecto -según una investigación realizada-, es que contrariamente a lo que se cree, nuestros errores nos hacen más atractivos para los demás. Tal como lo explica el autor Kevan Lee: “Aquellos que nunca cometen errores son percibidos como menos atractivos que aquellos que ocasionalmente muestran sus faltas. La perfección crea distancia y da un aire de ser invencible, lo cual no les permite a las personas acercarse entre ellas”.

La apreciación de la imperfección podemos observarla también en las artes. Como lo refiere la profesora de Psicología de Harvard Ellen Langer, con la escritura y las artes los errores generalmente hacen el producto más interesante. La diferencia entre un tapete hecho por una máquina y uno hecho a mano, se encuentra principalmente en la regularidad del que está hecho a máquina, esto lo hace menos interesante. Cuando un artista comete un error en una pintura, en lugar de tratar de corregirlo, trata de incorporarlo a lo que había hecho y continúa.

Lo que plantea esta investigación deja en claro que cometer errores menores no es la peor cosa que nos puede pasar sino todo lo contrario, de hecho puede resultar a nuestro favor. Mostrarnos con nuestras imperfecciones es una señal que aceptamos nuestra naturaleza humana. Al aceptar nuestra naturaleza comprendemos la importancia de mostrarnos como somos y no como la sociedad o los demás nos condicionan a ser. A su vez, esta aceptación es percibida por los demás y contribuye a que las personas que nos rodean puedan tener una mejor conexión con nosotros. Este tipo de conexiones nos acerca y nos hace sentir más humanos, lo que nos demuestra que podemos conectarnos entre nosotros a pesar de nuestros errores.

Referencia bibliográfica: https://www.psychologytoday.com/blog/positive-prescription/201507/why-we-love-each-other-warts-especially-and-all?utm_source=FacebookPost&utm_medium=FBPost&utm_campaign=FBPost