El voluntariado como factor de conexión social

Una nueva investigación publicada por la Asociación Americana de Psicología ha demostrado que el voluntariado tiene un impacto significativo en la longevidad, siempre que sus razones para realizarlo sean para ayudar a los demás en lugar de a sí mismos . Según los estudios realizados, las personas que no trabajaban como voluntarios informaban la misma tasa de mortalidad cuatro años más tarde que las personas que dijeron que se ofrecían voluntariamente a estas actividades pero para su propia satisfacción

El voluntariado como factor de conexión social

El voluntariado resulta ser beneficioso tanto para el dador como para el receptor. Además de promover la buena voluntad, los voluntarios tienen una mayor conexión con los individuos de la comunidad o red social con la cual están colaborando. De esto resulta que, cuanto más contribuyen con la sociedad, mejor se sienten, aunque este trabajo no incluye salario y significa limitaciones de tiempo.

Las personas que realizan un mayor trabajo voluntario son mentalmente más saludables. No existe un límite de edad para involucrarse, es decir, que el voluntariado promueve un sentido de conexión social a cualquier edad. El tipo de la participación que se realiza no es preponderante, lo principal es que la persona esté dispuesta a contribuir en algo que le resulte apasionante, y por ende, positivo y saludable.

Por otra parte, se ha demostrado que a los niños que se los invita a participar en actividades voluntarias son más propensos a convertirse en adultos activos en sus comunidades, poseen una red social más grande y próspera y por lo tanto en su etapa adolescente mejora en ellos la sensación de conexión, pertenencia y participación valorada de una persona de su edad, lo cual afecta positivamente su salud mental y bienestar

Las personas que se sienten más conectadas con otros tienen niveles más bajos de ansiedad y depresión, una mayor autoestima, empatía por los demás, son más confiados y cooperativos, y, como consecuencia de esto, otras personas se muestran más predispuestos a confiar y cooperar con ellos. En otras palabras, la conexión social genera un buclé de retroalimentación positiva de bienestar social, emocional y físico que contribuye a la felicidad.

Referencia: http://www.apa.org/news/press/releases/2011/09/volunteering-health.aspx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *