La educación emocional favorece la relaciones sociales positivas

Las escuelas desempeñan un papel fundamental a la hora de procurar dar a los niños la oportunidad de adquirir una mayor conciencia social y emocional, para llevar a cabo las habilidades interpersonales a medida que éstos las experimentan y se desarrollan.

La educación emocional favorece la relaciones sociales positivas

El aprendizaje social y emocional ayuda a adquirir comprensión, experiencia y habilidades que favorecen la adquisición de un sentido positivo de sí mismo y de sus pares, promueve relaciones de respeto y fortalece la capacidad del niño para reconocer y manejar sus propias emociones a la vez que lo ayuda a tomar decisiones con mayor responsabilidad.

Purificación Sierra, profesora de psicología del Desarrollo de la Uned (Universidad Nacional de Educación a Distancia de Barcelona), dice al respecto: “a medida que los niños van desarrollando las emociones no saben lo que les pasa; pueden aprenderlo de forma natural, por experiencia, pero también podemos ayudarles y alentar ese desarrollo etiquetando sus emociones, enseñándoles a distinguir cuando están enfadados de cuando están tristes; y está demostrado que si además los padres ayudan, los niños se relacionan mejor y entienden mejor lo que les pasa”.

La educación social y emocional como parte de la enseñanza, aprendizaje y experiencia favorece en los niños la construcción de la resiliencia (capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos) para enfrentar los cambios y la impredecibilidad, una habilidad esencial para la salud mental positiva.

En resumen, la educación social y emocional ayuda al niño a mantener la confianza en si mismo al identificar sus emociones, lo lleva a empatizar con los demás, a reconocer las similitudes individuales y conjuntas y facilita la mantención de relaciones sanas y gratificantes basadas en la cooperación y la resistencia a la presión que ejerce la sociedad, gestionando y resolviendo los conflictos interpersonales de manera constructiva y afectiva.

Referencia: http://www.lavanguardia.com/vida/20110101/54094836280/educar-las-emociones.html